Inflación y deflación, ambos términos en la terminología financiera, se encuentran entre las palabras más preocupantes de cualquier economía.

Los precios de las materias primas están aumentando considerablemente, mientras que los salarios permanecen estancados, lo que significa que la inflación está en su punto máximo a nivel mundial. Con la fuerte caída de los precios de las criptomonedas, los inversores que creían que Bitcoin y las criptomonedas eran una protección esencial contra la inflación se preguntan si tomaron la decisión correcta.

Inflación versus deflación  

La inflación ocurre cuando la oferta de una moneda es tan alta que pierde su valor o poder adquisitivo. La deflación, por otro lado, se refiere a la situación en la que el valor de una moneda o la compra aumentan en referencia a la escasez. Las monedas fiduciarias o tradicionales son principalmente inflacionarias ya que los bancos centrales pueden aumentar constantemente su oferta. Las criptomonedas, por otro lado, son principalmente criptomonedas deflacionarias de una forma u otra.

A medida que la inflación sigue afectando a nivel mundial, el debate entre las criptomonedas inflacionarias y deflacionarias está cobrando impulso. No se preocupe si encuentra estos términos abrumadores. Nuestro artículo analizará el tema de los criptoactivos inflacionarios frente a los deflacionarios, explicará la diferencia entre ellos, si pueden combatir la inflación y por qué debe elegir el correcto.     

¿Qué son las criptomonedas inflacionarias?

La característica principal de las criptomonedas inflacionarias es su creciente número de tokens. Si bien el valor del token generalmente crecería a medida que aumenta el suministro, con el tiempo necesitará más tokens para comprar. Existen diferentes métodos estándar para aumentar el suministro de tokens, que incluyen minería y estaca criptográfica, para nombrar sólo unos pocos.

Dogecoin (DOGE) es un excelente ejemplo de un debate sobre criptomonedas inflacionarias versus deflacionarias. Los creadores eliminaron un suministro de límite máximo de 100 mil millones de DOGE en 2014 para garantizar un suministro ilimitado de la criptomoneda. Como resultado, la oferta puede exceder la demanda, lo que puede reducir rápidamente el valor del token. 

Los creadores de Bitcoin (BTC), otro inflacionario, lo diseñaron para tener un efecto inflacionario limitado. BTC tiene un límite máximo de 21 millones de tokens, lo que significa que una vez que se alcanza el nivel, ya no puede extraer más Bitcoin. Una vez que se haya alcanzado el nivel máximo, BTC se convertirá automáticamente en una criptomoneda deflacionaria. 

Hasta ahora, ya se han extraído más de 19 millones de Bitcoin, pero se prevé que podrían pasar décadas hasta que se extraiga el token final. Eso es debido a un proceso conocido como a la mitad, que ocurre al menos una vez cada cuatro años, lo que reduce continuamente la cantidad de tokens que se pueden minar y poner en circulación. A diferencia de DOGE, BTC ha empleado un mecanismo único que ayuda a reducir la inflación; el método se conoce como reducción a la mitad.

¿Qué son las criptomonedas deflacionarias?

Las criptomonedas deflacionarias están diseñadas para que su suministro se reduzca con el tiempo. Posteriormente, se proyecta que el valor de cada uno de estos tokens aumente siempre que la demanda permanezca constante, con diferentes proyectos de criptomonedas que emplean diferentes métricas deflacionarias. Un conocimiento preciso de las criptomonedas deflacionarias lo ayudará a apreciar la diferencia entre las criptomonedas inflacionarias y las deflacionarias.

Intercambios de criptomonedas Binance y Polygon ofrecen los mejores ejemplos de cómo los proyectos de criptomonedas lidian con las criptomonedas deflacionarias. El intercambio de Binance destruye un número determinado de sus nativos Binance monedas (BNB) una vez cada trimestre para mantener su suministro bajo control. El intercambio de polígonos también "quema" muchos de sus MATIC tokens nativos por las mismas razones. Se proyecta que una vez que la colección de cualquier moneda ya no pueda satisfacer su demanda, los precios subirán.

Inflacionario vs Deflacionario

Los efectos económicos vinculados a la inflación y deflación de las monedas tradicionales pueden no ser tan claros y directos para la mayoría de las personas. Sin embargo, comprender los factores que afectan los conceptos es más fácil de explicar cuando se explican las criptomonedas inflacionarias frente a las deflacionarias. 

Mientras que las criptomonedas inflacionarias presentan un sistema que promueve un crecimiento continuo en la cantidad de monedas en oferta, las criptomonedas deflacionarias presentan un sistema en el que la oferta de tokens en circulación se reduce gradualmente con el tiempo.

Si va a diferenciar entre criptomonedas inflacionarias y deflacionarias, algunos de los factores que debe considerar son los siguientes.

Fixed vs. floating

Durante mucho tiempo, el valor de las monedas fiduciarias o tradicionales solía ser fijo porque su valor casi siempre estaba vinculado a algo tangible, especialmente las reservas de oro en poder de los bancos centrales. El valor de tales monedas se definía comúnmente como la cantidad de oro que podían comprar. Hubo un tiempo en el pasado en que los ciudadanos podían visitar los bancos y exigir una parte del oro que equivalía a sus depósitos. 

Ingresó la década de 1970 y los bancos centrales se olvidaron de las reservas de oro, por lo que la mayoría de los países abandonaron la práctica por completo. Luego, las monedas se volvieron flotantes, lo que significa que su valor se volvió dependiente de la comparación con otras monedas. Actualmente, el valor de las monedas tradicionales se basa principalmente en un acuerdo general de que tienen un valor, que es la génesis del término monedas fiduciarias, tomado del término latino "que se haga".

La principal ruina de destrozar el patrón oro por fijar el valor del dinero es que hizo que las monedas fiduciarias fueran principalmente inflacionarias. Hoy en día, los bancos centrales pueden imprimir nueva moneda como mejor les parezca y no tienen que hacer anuncios públicos al respecto. El valor de cualquier moneda se ve afectado por la cantidad en circulación, lo que significa que cuanto mayor sea la cantidad en circulación, menor será el poder adquisitivo de la moneda.

Por otro lado, las criptomonedas no están controladas por ningún gobierno o banco central. Disponen de algoritmos y mecanismos únicos que aseguran un suministro máximo que nunca puede ser superado. Una vez que la oferta alcance ese límite preestablecido, la oferta se detendrá y el valor irá a cualquier lugar menos a subir, siempre que la demanda percibida del token permanezca constante. Ese factor hace que las criptomonedas como Bitcoin y otras sean genuinamente deflacionarias.

La naturaleza deflacionaria de la mayoría de las criptomonedas permite a las personas HODL implacablemente, lo que hace que comprar criptomonedas sea bastante caro. Sin embargo, tenga en cuenta que hay otras criptomonedas, como las que se ejecutan en mecanismos de consenso de prueba de participación (PoS) que no tienen un suministro máximo.

Ethereum (ETH) es una de esas criptomonedas que se desarrolla hacia la estructura de PoS, aunque eso no necesariamente la convierte en una criptomoneda inflacionaria. Sin embargo, a diferencia de los bancos centrales que pueden imprimir monedas a voluntad, el método de creación de nuevas criptomonedas es transparente y predecible, gracias a la naturaleza pública de la tecnología blockchain.     

Demand and Supply

La oferta y la demanda son esenciales a la hora de elegir entre criptomonedas inflacionarias y deflacionarias. Lo cierto es que el aumento o disminución de la recaudación crea una diferencia entre los dos tipos de tokens criptográficos.

Es bueno recordar que incluso las criptomonedas inflacionarias pueden tener varios beneficios significativos para lidiar con la inflación. Un buen ejemplo es cuando las criptomonedas inflacionarias provocan un escenario en el que la demanda finalmente supera a la oferta. Las criptomonedas deflacionarias, por otro lado, pueden ayudar a los inversores a capitalizar los beneficios asociados con los aumentos de precios.      

Conversion

A diferencia de las monedas fiduciarias intrínsecamente inflacionarias, ya nos hemos dado cuenta de que, si bien la mayoría de las criptomonedas pueden parecer inflacionarias a medida que se desarrollan, están diseñadas para pasar de inflacionarias a deflacionarias.

La capacidad de convertirse de criptomonedas inflacionarias a deflacionarias no solo les da una ventaja sobre las monedas fiduciarias, sino que también garantiza que los desarrolladores de criptomonedas siempre puedan hacer cambios para transformar las criptomonedas inflacionarias en deflacionarias.

Cuando se trata de inflación económica, los usuarios pueden implementar mecanismos deflacionarios en criptomonedas inflacionarias para ayudar a contener la inflación. Un buen ejemplo es ETH, que es principalmente una criptomoneda inflacionaria que podría optar por quemar una cantidad determinada de tokens durante momentos de alta actividad.

Analicemos esto un poco más para que podamos dejarlo más claro. La capacidad de convertir de inflacionario no necesariamente hace que los activos inflacionarios con un suministro ilimitado de monedas sean intrínsecamente malos. Monedas como DOGE y ETH pueden experimentar una alta oferta y una baja demanda de vez en cuando. Desea recordar que, a diferencia de las configuraciones de moneda fiduciaria, sus ecosistemas criptográficos están diseñados para anular las recesiones económicas. 

Ethereum es una moneda ilimitada sin límite máximo. Sin embargo, la cadena de bloques de Ethereum se ha programado para limitar la cantidad de mineros de ETH que pueden extraer en un año. Si, por ejemplo, la oferta de ETH, según la capitalización de mercado, es de 100 millones, los mineros solo pueden extraer 18 millones de ETH al año, lo que se traduce en una tasa de inflación del 18 %.

Ethereum blockchain

Sin embargo, suponga que la capitalización de mercado de ETH aumenta a 200 millones de tokens. En ese caso, la cantidad fija de 18 millones de ETH que se puede minar se traducirá en una tasa de inflación del 9%, lo que beneficiará al ecosistema Ethereum. Por lo tanto, esto le dice que, en lo que respecta a las criptomonedas inflacionarias frente a las deflacionarias, un perfil inflacionario no es necesariamente malo. 

Tal acción es casi imposible en las criptomonedas diseñadas como estrictamente deflacionarias, ya que nadie puede crear o quemar tokens a voluntad. Esto se debe a que, por naturaleza, las criptomonedas deflacionarias tienen sus mecanismos únicos que restringen la cantidad de monedas que pueden estar en circulación. 

Value

El valor de activos digitales particulares es un aspecto importante a considerar cuando se comparan criptomonedas inflacionarias y deflacionarias. Sobre cómo difieren en valor, existe la posibilidad de que, dado que eventualmente podrían escasear en lo que respecta a la oferta frente a la demanda, es probable que las criptomonedas deflacionarias tengan un valor más alto cuando llegue el momento adecuado, lo que las convierte en un buen vehículo de inversión.  

Sin embargo, lo más importante que debe recordar es que si el valor de las criptomonedas deflacionarias aumentará alguna vez depende del problema crítico de la demanda. Si la demanda de criptomonedas deflacionarias sigue siendo pésima ahora o en el futuro, eso podría reducir significativamente el potencial de dicho activo digital para volverse valioso ahora o en el futuro.

Por lo tanto, el valor intrínseco de una criptomoneda se basa principalmente en si potencialmente puede tener diversos casos de uso. ETH es un excelente ejemplo de tal criptomoneda, considerando cómo se ha establecido como la criptomoneda de elección para Finanzas descentralizadas (DeFi) y tokens no fungibles (NFT).    

Purchasing Power

En macroeconomía, cualquier moneda diseñada para tener nuevas unidades liberadas fácil y arbitrariamente se vuelve inflacionaria. Eso significa que se convierte en una fuerza que puede influir materialmente en la producción y el consumo de bienes y servicios en una economía determinada. El alto volumen de dicha moneda también determinará los precios de los productos básicos en un mercado.  

poder adquisitivo

Las unidades necesarias para comprar artículos se reducen cuando hay poca oferta de divisas. Por otro lado, los compradores pagan más por lo mismo cuando el mercado se inunda con unidades de una moneda en particular. De manera similar, el poder adquisitivo de las criptomonedas inflacionarias frente a las deflacionarias está determinado por la cantidad de tokens de la criptomoneda específica en circulación.

Cuanto mayor sea el número de monedas de cualquier criptomoneda en circulación, menor será el valor. En el caso de las criptomonedas deflacionarias, que tienen una oferta limitada, tienen mayor poder adquisitivo debido a su mayor valoración. Siempre que la oferta reducida vaya de la mano con una mayor demanda y potencial de crecimiento, las criptomonedas deflacionarias tendrán un mejor precio y se comprarán más.

El disparo de despedida

Según la definición tradicional de inflación, Bitcoin y otras criptomonedas son monedas inflacionarias. Sin embargo, sus tasas de inflación son fáciles de entender, casi predecibles y en constante disminución. Y al igual que el oro, la tasa de inflación de las criptomonedas algún día llegará a cero.

Sin embargo, cuando considera la definición convencional de inflación, Bitcoin y la mayoría de las otras criptomonedas son inherentemente deflacionarias, especialmente porque se espera que su poder adquisitivo continúe aumentando con el tiempo.

Si bien el poder adquisitivo de Bitcoin aún puede ser extremadamente volátil, tanto las criptomonedas inflacionarias como las deflacionarias aún son relativamente nuevas y se espera que se estabilicen a largo plazo. La oferta total de criptomonedas deflacionarias como BTC es fija, lo que garantiza que su poder adquisitivo aumentará mientras exista la demanda. 

Al elegir entre criptomonedas inflacionarias y deflacionarias, es obvio que ambos tipos de criptomonedas tienen sus pros y sus contras. Las criptomonedas inflacionarias pueden conducir a un escenario de demanda sobre oferta, que podría sostener indefinidamente la minería criptográfica industria. No obstante, las criptomonedas deflacionarias pueden provocar un aumento de los precios, lo que beneficiaría enormemente a los inversores. Solo el tiempo dirá cuál de todos esos tokens criptográficos prosperará cuando finalmente alcancen sus límites.